HIPERTENSION ARTERIAL

Descripción general

La presión arterial está determinada por la cantidad de sangre que tu corazón bombea, como por el grado de resistencia al flujo de la sangre en tus arterias. Cuanta más sangre tu corazón bombee y cuanto más estrechas estén tus arterias, mayor será tu presión arterial.

Una presión arterial normal es cuando la presión arterial es menor a 120/80 mm Hg.

Una presión arterial alta (hipertensión) es caracterizado por la elevación persistente de las cifras de presión arterial, y uno o ambos números de la presión arterial son mayores de 140/90 mm Hg.

La hipertensión arterial sistémica esencial primaria es un síndrome de etiología múltiple.

Se puede tener presión arterial alta (hipertensión) durante años sin tener ningún síntoma. Aun sin síntomas, el daño a los vasos sanguíneos y a tu corazón se sigue produciendo y puede detectarse. La presión arterial alta no controlada aumenta tu riesgo de graves problemas de salud, estas incluyen enfermedades del corazón, accidente cerebrovascular, insuficiencia renal, problemas en los ojos o muerte prematura.

Cuando debes consultar con un médico.

Probablemente te tomen la presión como parte de tu consulta médica de rutina.

Pídele al médico que te mida la presión arterial por lo menos cada dos meses a partir de los 18 años. Si tienes 40 años o más, o si tienes entre 18 y 39 años y presentas un riesgo elevado de presión arterial alta, pídele al médico que te mida la presión arterial todos los meses.

Es importante usar un brazalete del tamaño adecuado para tomarte la presión.

Tu médico probablemente recomiende tomarte la presión con más frecuencia si ya te han diagnosticado presión arterial alta o si tienes otros factores de riesgo de enfermedad cardiovascular.

La precisión de los equipos para medir la presión arterial depende de varios factores, como el tamaño adecuado del brazalete y el uso correcto de los equipos para tomar la presión.

Por medio del modelo SCORE (Sistematic, Coronary, Risk, Evaluation), por sus siglas en inglés, puede establecerse el riesgo de fallecer asociado a enfermedad cardiovascular; el puntaje de este modelo se estima con base en la edad, sexo, hábito tabáquico, colesterol total y presión sistólica del paciente.

El modelo de SCORE se aplica en pacientes con Hipertensión Arterial Sistémica asintomáticos, sin enfermedad cardiovascular, renal o diabetes mellitus.

Integrar el diagnóstico de Hipertensión Arterial Sistémica desde la primera consulta médica en todo paciente diabético o datos de insuficiencia renal de moderada a grave es de suma importancia.

Síntomas

La mayoría de las personas con presión arterial alta, inicialmente pueden ser asintomáticos, posteriormente pueden tener dolor de cabeza, dificultad para respirar o sangrado nasal, pero estos signos y síntomas no son específicos y, por lo general, no se presentan hasta que dicho trastorno alcanza una etapa potencialmente importante, grave e incluso fatal.

Causas

Existen dos tipos de presión arterial alta.

  • 1) Hipertensión primaria (esencial)
    La mayoría de las veces no se identifica ninguna causa de presión arterial alta. Esto se denomina hipertensión esencial. Este tipo de presión arterial alta, suele desarrollarse gradualmente en el transcurso de los años.

  • 2) Hipertensión secundaria
    La hipertensión causada por otra afección o por un medicamento que esté tomando se denomina hipertensión secundaria. Esta puede deberse a:

    • Apnea obstructiva del sueño.
    • Tumores de la glándula suprarrenal.
    • Problemas de tiroides.
    • Embarazo o preeclampsia.
    • Ciertos defectos de nacimiento (congénitos) en los vasos sanguíneos.
    • Medicamentos como las píldoras anticonceptivas, pastillas para adelgazar, algunos medicamentos para el resfriado, medicamentos para la migraña, corticosteroides, algunos antipsicóticos y ciertos medicamentos utilizados para tratar el cáncer.
    • Estrechamiento de la arteria que irriga sangre al riñón (estenosis de la arteria renal). Problemas renales.
    • Drogas como la cocaína y las anfetaminas.

Factores de riesgo

La presión arterial alta presenta muchos factores de riesgo, incluidos los siguientes:

  • La edad. El riesgo de presión arterial alta aumenta con la edad. Hasta aproximadamente los 64 años, la presión arterial alta es más común en los hombres. Las mujeres son más propensas a desarrollar presión arterial alta después de los 65 años.

  • Raza. La presión arterial alta es particularmente común entre las personas con ascendencia africana, la cual se desarrolla, a menudo, a una edad más temprana que en los blancos. Las complicaciones graves, como el accidente cerebrovascular, el ataque cardíaco y la insuficiencia renal, también son más comunes en personas con ascendencia africana.

  • Antecedentes familiares. La presión arterial alta tiene probablemente un posible componente hereditario.

  • Tener sobrepeso u obesidad. Cuando tienes sobrepeso, más sangre necesitas para suministrar oxígeno y nutrientes a tus tejidos. A medida que aumenta el volumen de sangre que circula a través de los vasos sanguíneos, también lo hace la presión sobre las paredes arteriales.
    Existe una asociación entre la hipertensión arterial y el excedente de peso. Se recomienda aconsejar a las personas mantener un índice de masa corporal entre 18.5 y 24.9 kg/m2, para prevenir el riesgo de hipertensión arterial sistémica.

  • No hacer actividad física. Las personas inactivas tienden a tener una mayor frecuencia cardíaca. Cuanto más alto sea tu ritmo cardíaco, más esfuerzo debe hacer el corazón con cada contracción y más fuerte es la fuerza que se ejerce sobre las arterias. La falta de actividad física también aumenta el riesgo de sobrepeso.

  • Demasiada sal (sodio) en la dieta. Demasiado sodio en tu dieta puede hacer que el cuerpo retenga líquidos, lo cual aumenta la presión arterial.

  • Muy poco potasio en la dieta. El potasio ayuda a equilibrar la cantidad de sodio en las células. Si no incluyes suficiente potasio en tu dieta o no retienes una cantidad suficiente de dicho potasio, se puede acumular demasiado sodio en la sangre.

  • Estrés. Los niveles altos de estrés pueden provocar un aumento temporal de la presión arterial. Si comes de más, consumes tabaco o tomas alcohol, puede que solo aumenten los problemas con la presión arterial alta.

  • Ciertas afecciones crónicas. Ciertas enfermedades crónicas también pueden aumentar tu riesgo de presión arterial alta, como la enfermedad renal, la diabetes y la apnea del sueño.
    Aunque la presión arterial alta es más común en los adultos, los niños también pueden estar en riesgo. Para un número de niños, los malos hábitos del estilo de vida como una dieta poco saludable, la obesidad y la falta de ejercicio, son factores que contribuyen a tener la presión arterial alta.

Prevención. (Estilos de vida).

En los pacientes hipertensos el manejo del estrés se considera una intervención benéfica y podría contribuir a la disminución de la presión arterial.

Se recomienda un plan de alimentación con consumo alto de frutas y vegetales, así como con ingesta baja de grasas saturadas.

Existe una relación entre el fumar y la elevación de la presión arterial. (Evitar fumar).

Existe una relación entre el consumo excesivo de sal y la elevación de la presión arterial, hay que bajar el consumo de sal.

Sugerir al paciente, disminuir el consumo excesivo de café y otros productos con alto contenido en cafeína.

Proponer al paciente, realizar cambios en su estilo de vida.

Por lo menos una vez cada 6 meses deberán de realizarse los siguientes estudios de laboratorio:

  • 1) Biometría hemática completa.

  • 2) Química sanguínea de al menos 12 elementos.

  • 3) Electrolíticos séricos (cloro, sodio y potasio).

  • 4) Perfil del Lípidos (Colesterol de alta densidad HDL, Colesterol de baja densidad LDL; colesterol total y triglicéridos).

  • 5) Hemoglobina glucosilada.

  • 6) Examen general de orina.

  • 7) Electrocardiograma (ECG) de 12 derivaciones..

  • 8) Tele radiografía de tórax.

FUENTE: Mayo Clinic

Pruebas Covid-19